Blogia

JERK

Naufragando

Naufragando

 

 

Después de algunos cambios y de tomar decisiones bastantes difíciles y dolorosas, tal vez inentendibles por un lado pero a la vez tratando de liberar a ciertas  personas de una situación compleja;  el marinero se adentró en un viaje tortuoso a su interior .

Batallando con olas enormes de desolación, fatiga, marejadas en forma de espirales, actos, conductas y hábitos que con el tiempo lastimarían más que la propia huida.                     

Hoy igual nada ha cambiado pero ha encallado en una pequeña playa, solitaria, arenosa con la compañía del sol, de la lluvia , de la luna y de la brisa marina, en lugar de humo ,bullicio, nocturnidad ,alevosía y dudosas compañías .

 Cual Robinson que seca sus heridas al sol mirando el horizonte respirando hondo con ganas de que amanezca, para sentir el sol y el calor en su piel, resguardando los buenos recuerdos que guardó en su pequeña mochila .

Sé que no fue lo mejor pero igual fue lo más conveniente, en ocasiones la forma más grande de amar es alejarse  y no infundir más dolor a los que amas.

Perdón por la tristeza.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

NO ES VERDAD

NO ES VERDAD

Pensandolo bien no estaban tan mal los 90

Pensandolo bien no estaban tan mal los 90

 

 

Los noventa estan aki otra vez ..... tierna edad en flor

 

Pasamos de las camisas de caravelas a las camisas de leñador; de la chupa de cuero a las rebecas de lana, de los pantalones cortos rotos a los vaqueros sucios rotos y con restos de lejía; del sol californiano a el frio y la lluvia de Seatle.

Yo siempre te he dicho que me hubiera encantado conocerte en esa época; y ver como eras en esos tiempos y compartir contigo todo ese tiempo que parecía no pasar; que se detenía en un verano sin fin y en un invierno eterno.

Llevarte de la mano y abrir para ti de par en par las puertas de mi mundo adolescente.

Esos días en los que los demás iban al instituto y un grupo de inadaptados nos saltábamos las clases pasando horas y horas cogiendo sol  en los bancos de la plaza fumando y planeando mil travesuras ; destilando el tiempo con amigos recorriendo mil calles empedradas lejos del tránsito …

Compartir las tardes con tenues farolas que al oscurecer nos brindaban un escenario ideal para que nuestros sueños los colgáramos junto con las estrellas.

Cogíamos autobuses sin ninguna dirección, con nuestra música en el walkman y un aire romántico en la mirada …

Las primeras cervezas y porros que alteraban aún más nuestra pequeña realidad de espacio tiempo; adolescente.

Enseñarte mi habitación, tumbarte en mi cama y señalarte desde ella las constelaciones que tiritaban frágilmente entre posters ,que yo mismo coloque y que casi no dejaban ver el azul fuerte de la habitación , dibujando constelaciones que apuntaban estratégicamente hacia el Sur.

Mi guitarra grunge y mi colección de vinilos de la época y de otras ya pasadas: El psicodélico Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band; con su colorido y fantasía … el primero de los Doors tan cautivador, tan sugerente , tan místico ; el apetite de los guns y el Lies que tanto me costó conseguir  y  que sonaba tan bien ,  que quería compartir con una persona tan tan especial que nunca apareció o lo hizo muchos años mas tardes pero que no vio mi habitación sólo un armario de fondo que aún conservo …

Los libros musicales que fueron mi doctrina en las frías noches de lluvia que me transportaban a otros lugares,  tan lejos de esa pequeña habitación … al Seatle de Nirvana , de Pearl Jam de Alice in Chains … al lugar de la música estridente y distorsionada como esa guitarra grunge  de la que te hable antes y tanto ahorre para comprar …

Enseñarte mi libreta de poemas , dibujos y pensamientos que por alguna cuestión ell destino quiso que se evaporara en una oficina de correos de algún lugar muy muy lejos de esa habitación, mirando el lado bueno , esos poemas llegaron muy lejos, volaron y ahora ya no me pertenecen son del todo y de la nada

O caminar junto a ti cogidos de la mano un viernes por la noche , sabiendo que tú eras esa persona tan especial con la que compartir ese comienzo acústico que tan bien sonaba en mi viejo equipo de música  cuando la aguja rayaba el vinilo y Duff contaba  ONE TWO, ONE TWO THREE FOUR …. y ese silbido sería la música con la que te daría pistas de que estaba loco por ti .

Compartir contigo mi pizzería preferida no tenía mucho glamour, igual la pizza no era la mejor del mundo , pero ninguna me ha sabido tan bien como esa … llevarte al jardín ese donde las fuentes y los jardines parecían formar un lugar como sacado de la película de Oz con sus callejuelas interminables …. Gárgolas en las paredes y escalones imposibles…

Ver las series que tanto me gustaban y me enganchaban en esa época, que hoy igual no parecen tan maravillosas , pero que de volverlas a dar , las vería sin dudar:  Ese poli que daban a media noche y que en realidad era un vampiro, la serie de los inmortales con Duncan Mcleod que entre EEUU Y Paris vivía su larga vida como anticuario;  anclado en una casa barco a orillas del  Sena,  o repetir esa frase que le decía siempre a mi profesor de matemáticas  en las clases particulares de verano ya que siempre tenía asignaturas pendientes , tal vez por haberme fugado el resto del año   “Venga que me voyyyyy”

Y llegar con la bici a 100 por hora para ver a ese viejo rockero  Boby  Rivers y su loca y descolgada existencia en esa Australia de los Noventa , esa casa destartalada que tanto envidiaba tener al igual que su despreocupada existencia.

Enseñarte la escollera del muelle donde me refugiaba los lunes que no quería ir a clase, el camino del faro y los diques que si saltabas ágilmente llegabas a un refugio donde el mar hacia charcos y los cangrejos se metían ese lugar tan maravilloso donde el sol acariciaba el agua y brillaban los peces donde la calma reinaba y la brisa marina dejaba restos de salitre en la piel.

O esos días de verano en los que cogíamos olas desde la mañana hasta la noche con la luna como única compañera alumbrando nuestras cabalgada salvaje y furiosa encima de montañas de espuma agua y sal que te zambullía a una velocidad endiablada y de nuevo te elevaba entre una explosión de agua sobre la orilla que parecía tan lejana…

Pensándolo bien no estaban tan mal los noventa  incluso cuando ya se acababan y teníamos que tomar decisiones, responsabilidades y con ellas venían no sólo obligaciones sino recompensas que se mostraban en gustos más selectos más caros; dejando atrás no sólo esa forma de vestir , ese pelo largo que había sido heavy , grunge y surfero y ahora enmascaraba a un chico de oficina, un Clark Kent que no escondía a un superman , aunque igual por esa época iluso de mi , me lo creía …

Restaurantes italianos, vinos y rosas, cafés pseudo intelectuales;  adiós a  la ropa juvenil y hola a la ropa clásica traje chaqueta, chaleco y zapatos italianos reloj de marca en la muñeca y nuevos vicios, nuevas compañías nuevos sitios y nuevas falsas amistades … música de piano y barroco luminista, aires de grandeza y desaires de soledad , películas de autor y bibliotecas donde te sirven café y pastas más falsas compañías …. Y llega Fito y Charly y el mejor Sabina y Buenos Aires es el destino a visitar aunque al final me decanto por Londres … y el circo beat y la mariposa tecnicolor alumbra mis mañanas y el tango las noches de algún pasajero en trance que igual compartía conmigo  algo más que algún momento .

Al final no estuvieron tan mal los 90 si hubiéramos compartido ese concierto multitudinario en las Vistas juntos hubiera sido la hostia, hubiéramos pasado el día y la noche juntos aprenderíamos tantas cosas del uno y del otro nos aislaríamos de esas 120.000 personas y solo hubiéramos importado tú y yo …

Y volveríamos a cambiar en el 2000 lejos de artíficos, poses y malas costumbres y volveríamos o volvería ser más yo mismo, más ese chico al que hoy le ha dado por pensar que no estaban tan mal los noventa … ese chico con camiseta de los ramones , pantalones desgastados y sin reloj en la muñeca …

NO BOHEMIO MUNDI

NO BOHEMIO MUNDI

 

NO BOHEMIO MUNDI


 

 

Domingo solitaria mañana ,

melancólica noche

Lunes soporífero día ,

Martes ,Miércoles ,Jueves

arrastro mi existencia por los adoquines ...

he cometido tantos errores en esta vida

como grietas hay en esa vieja pared

que rodea el molino.

 

 

Viernes, Sábado,

mi  existencia deambula

por angostas vías secundarias

transitadas por fugitivos, maleantes ...

 

 

Domingo solitaria mañana ,

melancólica noche

mi alma se pudre

como el retrato de Dorian Gray .

AREA DE SERVICIO

AREA DE SERVICIO

 

 

Debo confesar que siempre me ha gustado parar y pasar algo de tiempo en las  aéreas de servicio, siempre les he visto un halo solitario y melancólico; donde no hacemos sólo un descanso del largo o del corto viaje ; Son más bien un lugar  de desconexión en el que las ideas se mezclan con el café ; en el que se remueven historias de carretera , de habituales y desconocidos , de propios y de extraños.

O por el contrario el silencio adornado por el trajín de la cafetera, platos y cucharillas se hacen protagonistas;  da igual, todos buscan el refugio en ese oasis con luces de neón en medio de ningún lado, en el que los ojos descansan, las miradas se pierden o se encuentran. Donde el café adorna con su aroma el ambiente y a la puerta alguien apura las ultimas caladas de un cigarrillo, otro pensativo mira el paisaje tras los cristales, otro coquetea con la camarera, alguien se retoca el carmín de los labios, alguien llega con manchas de soledad ; otros traen lluvia en las botas o desilusión en su mirada ; miles de historias reales o ficticias se mezclan con el olor a gasolina   a asfalto  y una bombilla parpadea a lo lejos  …  

Charles Bukowski

Charles Bukowski

 


"si consideramos lo que puede verse:
motores que nos vuelven locos,
amantes que acaban odiándose,
ese pescado que en el mercado
mira fijamente hacia atrás adentrándose
en nuestras mentes,
flores podridas, moscas atrapadas en telarañas,
motines, rugidos de leones enjaulados,
payasos enamorados de billetes,
naciones que transladan a la gente como peones de ajedrez,
ladrones a la luz del día con maravillosas
esposas y vinos por la noche,
las cárceles atestadas,
el tópico de los parados,
hierba moribunda, fuegos insignificantes,
hombres suficientemente viejos como para amar la tumba.

estas y otras cosas
demuestran que la vida gira en torno a un eje podrido.

pero nos han dejado un poco de música
y un póster clavado en el rincón,
un vaso de Whisky, una corbata azul,
un delgado volumen de poemas de Rimbaud,
un caballo que corre como si el diablo le estuviera
retorciendo la cola
sobre la hierba azul y el griterío
y después, de nuevo, el amor
como un coche que dobla la esquina,
puntual,
la ciudad a la espera,
el vino y las flores,
el agua corriendo a través del lago,
y verano e invierno y verano y verano
y de nuevo invierno.

ESTE ...

Este bálsamo no cura cicatrices,
esta rumbita no sabe enamorar,
este rosario de cuentas infelices
calla más de lo que dice
pero dice la verdad.

Este almacén de sábanas que no arden,
este teléfono sin contestador,

la llamaré mañana, hoy se me hizo tarde,

la llamaré mañana, hoy se me hizo tarde

 

Este contigo, este sin ti tan amargo,
este reloj de arena del arenal,
esta huelga de besos, este letargo,
estos pantalones largos
para el viejo Peter Pan.

Este cambio de acera de tus caderas,
Estas ganas de nada menos de ti
Este arrabal sin grillos en primavera,
Ni espaldas con cremalleras,
Ni anillos de presumir.

Estos ojos que no miden ni comparan
ni se olvidan de tu cara
ni se acuerdan de tu cruz.

Este huracán sin ojos que lo gobierne
Este jueves, este viernes
Y el miércoles que vendrá

Estos labios que saben a despedida
A vinagre en las heridas
A pañuelo de estación

Este penal del Puerto sin vis a vis,
esta guerra civil, este mano a mano,
estos moros y cristianos,
este muro de Berlín.

VIVIR SIN RECORDAR

Gibson Les Paul Junior


Gibson Les Paul JuniorEn 1954, mientras las Stratocasters y Telecasters de Fender se vendían como rosquillas, Gibson sacó al mercado una versión económica de su modelo de guitarra eléctrica de cuerpo sólido, la Les Paul, cuyas ventas dejaban bastante que desear. Para ello se dejaron de lado todos los detalles lujosos, reduciendo la Les Paul Junior a lo que el guitarrista Leslie West calificó como “un árbol con un micro”1, debido a que básicamente su cuerpo era una plancha de madera con una sola pastilla. Pese a su cruda descripción de la hermana pequeña de la familia Gibson, lo cierto es que el norteamericano Leslie West fué el primer gran guitarrista de los años 60 que colocó a la Gibson Les Paul Junior en un lugar de honor dentro de la música rock. En su primer álbum, Mountain (1969), Leslie West nos ofrece un sonido de guitarra rudo y descarnado, pero a la vez obtiene matices sutiles de un instrumento cuya sobriedad espartana no ofrece muchas oportunidades para la versatilidad. 

Gibson Les Paul Junior

Ya se ha mencionado en este blog como la Gibson Les Paul había resultado un fracaso comercial en los años 50 frente a las más funcionales y económicas guitarras de otros fabricantes, especialmente Fender2. En realidad la Les Paul era un instrumento caro de producir, por lo que pese a su calidad, resultaba poco atractiva por su precio. Para ofrecer una alternativa económica, la Les Paul Junior prescindió de muchos de los detalles de su hermana mayor. Su especificaciones eran las siguientes:

  • Cuerpo de madera de caoba plano, frente al cuerpo de caoba con tapa arqueada de arce de la Les Paul. Al suprimir la tapa de arce, se suprimía también el “binding” alrededor del cuerpo de la guitarra.
  • Una sola pastilla de bobinado simple P-90, frente a las dos pastillas de la Les Paul. Cuando en 1957 el modelo Les Paul comience a utilizar pastillas humbuckers, la Les Paul Junior seguirá utilizando una P-90, convirtiéndose en uno de sus principales signos de identidad. Al montar una única pastilla, se utilizan tan solo dos potenciómetros (volumen y tono) frente a los cuatro de la Les Paul, y se suprime el selector de pastillas de tres posiciones.
  • Puente “wraparound”, de una sola pieza y sin ajuste individual de cada cuerda. En 1955, las Les Paul comenzarán a usar puentes ABR y pieza de cola independiente, pero la Junior mantendrá su primitivo modelo de puente hasta nuestros días.
  • Mástil de caoba encolado.
  • Diapasón de palisandro.
  • Sobrio golpeador negro y plano, frente al golpeador elevado sobre el cuerpo de la Les Paul.
  • Acabado únicamente en sunburst, al menos inicialmente. En 1955 se pondrá a la venta con acabado “TV” (blanco amarillento) denominado así porque se veía mejor en los televisores en blanco y negro de la época que el oscuro acabado sunburst. En 1958 surgirá el acabado en rojo cereza y el modelo de doble cutaway.

Cabe destacar que la Les Paul Junior era un buen instrumento a pesar de su sencillez, pues pese a renunciar a muchos detalles, la guitarra contaba con los elementos esenciales que le darían un sonido profesional a precio de aficionado: madera de caoba, mástil encolado y pastilla P-90. Pero además, la Les Paul Junior contaba con otro elemento a su favor, y que además la distinguía de las guitarras más caras de dos pastillas: al no existir la cavidad en el cuerpo para acomodar una segunda pastilla junto al mástil, la unión del cuerpo y el mástil ofrecía más superficie de contacto, lo que potenciaba el sustain.

Leslie West, Mountain

A mediados de los años 60 Leslie West tocaba en los Vagrants, grupo neoyorquino de moderada repercusión que publicó unos pocos singles. En esta época entra en escena Felix Pappalardi, productor que había trabajado con grandes de la música de los 60 como Cream, Youngbloods o Joan Baez. Felix Pappalardi se convertirá en un personaje decisivo en el éxito de Leslie West, produciendo su primer álbum, Mountain (1969) y convirtiéndose en bajista del grupo formado a raíz de dicho álbum, Mountain, que triunfará en los años 70 con álbumes como Climbing (1970) y Nantucket Sleighride (1971). Felix Pappalardi, Leslie West

Durante las sesiones de grabación del álbum, Leslie West entrará en contacto con primera vez con la Gibson Les Paul Junior, y será precisamente de la mano de Felix Pappalardi, que le prestará un ejemplar dado que la guitarra que Leslie estaba utilizando no era capaz de mantenerse afinada. A partir de ese momento y durante los años siguientes, West obtendrá su sonido característico mediante guitarras Gibson Les Paul Junior y amplificadores Sunn distorsionados al máximo. Este sonido, bronco y sucio, se materializa en manos de West en riffs y solos ágiles, punzantes y nítidos. La voz desgarrada de West complementa a la perfección el sonido de rock duro obtenido con su guitarra, y de ello dan fé cortes como Blood of The Sun, Better Watch Out o Dreams Of Milk And Honey en su álbum de debut. Pero además, y para alterar el sonido, West utilizaba cuidadosamente el control de tono, que en una guitarra de una sola pastilla era la única vía para obtener sonidos distintos. Así, por ejemplo, colocando el potenciómetro en la posición mínima obtenía un sonido cercano al “woman tone” creado por Eric Clapton con los Cream.

Una vez encontrado su sonido característico, comenzó la búsqueda de nuevos ejemplares de la guitarra que lo hacía posible, y, según cuenta el propio Leslie West, el lugar para encontrarla era en las casas de empeños. Tengamos en cuenta que las Les Paul Junior originales, de un solo cutaway, dejaron de fabricarse en 1958, y siendo instrumentos de bajo precio, en 1969 no se consideraban piezas de colección precisamente. De este modo, durante sus primeros años con el grupo Mountain, West dispuso de al menos dos ejemplares: una sunburst de 1954 y otra con acabado TV de fecha posterior.

A mediados de los años 70, Leslie West comenzó a utilizar guitarras Gibson Flying V modificadas con pastillas P-90, y posteriormente ha ido cambiando sus preferencias en cuanto a guitarras, aunque su sonido característico siempre ha sido el obtenido con la Les Paul Junior.

En la actualidad, West utiliza una guitarra Dean Soltero Leslie West Signature con una sola pastilla humbucker, cuyo cuerpo tipo Les Paul y acabado sunburst recuerdan sospechosamente a la Gibson Les Paul Junior de 1954 con la que se le solía ver allá por 1969.

TOCALA OTRA VEZ IZZY

DIVAGANDO ?()"! &%·@#|~%$? DIVAGANDO

DIVAGANDO   ?()"! &%·@#|~%$? DIVAGANDO

 

Fotos, vidas paralelas, pensamientos, imaginaciones, cercanía, lejanía, sentimientos encontrados, amanecer lluvioso, mañana soleada, luz en la ventana, una mosca en la oficina, algo en mi se retuerce , el tiempo se adormece de 8 a13.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

EL PERIODICO HA DICHO

 

Jueves, 29 de Marzo de 2012 - 10:00 h.

 

 

Cruzó el corazón del madrileño barrio de `la Prospe´ y se reunió con su marido, Walter Sargenta, que había dejado de hacer unos portes ese día para encontrarse con ella. (Encuesta: ¿Crees que habría que favorecer a los emigrantes desahuciados?)

Antes de subir al despacho del notario de la calle Clara del Rey se tomaron un café juntos y repasaron los papeles. Walter apenas podía contener la emoción pues se trataba de la segunda vivienda que compraban en apenas dos años en España, la primera en Ciudad Real y ésta segunda en Madrid.

Era el año 2005. Entonces las cosas le iban bien a Maria Fernanda y Walter. Ella simultaneaba un trabajo fijo con la limpieza de otras tres viviendas y una oficina de Castellana. Él, hacía portes a empresas y particulares al mismo tiempo que impulsaba un pequeño negocio de mamparas industriales. Tan buenos tiempos corrían para el matrimonio (que aún no sobrepasaban la treintena) que decidieron adoptar a un niño ecuatoriano y traerlo a España. Y para colmar su alegría, España les concedió la nacionalidad española.

Pero en 2007, como por arte de magia, todo comenzó a torcerse con el inicio de la crisis. En lo que pareció un presagio de los turbios tiempos que se acercaban, María Fernanda, recibió malas noticias de su familia, afincada en un pueblo cercano a Quito. Su sobrina de corta edad había sufrido un accidente de coche y había fallecido. Meses antes, su madre había empeorado de una enfermedad crónica, lo que la obligó a viajar repentinamente a su país.

Paralelamente, a partir de entonces el trabajo empezó a irle de mal en peor a Walter. Ya apenas le salían portes en su furgoneta y los pedidos de mamparas se ralentizaron. Y ello lo obligó a cerrar su nueva empresa. Él, que no había parado de trabajar desde que vino a España en 2002, no aguntó estar todo el día de brazos cruzados, y entró en una fuerte depresión, que a punto estuvo de costarle el matrimonio. Entonces, se separó durante unos meses de Maria Fennanda y su hijo, aunque luego volvieron a unirse todos de nuevo.

Pero no acabaron ahí los contratiempos. A finales de 2010, la residencia de ancianos donde trabajaba la joven ecuatoriana decidió cerrar sus puertas y trasladarse a otro emplazamiento a las afueras de Madrid. La propietaria del centro le ofreció seguir trabajando en el nuevo centro pero con un sueldo más bajo, sin contrato y ampliando el horario. Ella lo rechazó y buscó nuevas casas para trabajar limpiando. Walter seguía en paro y sólo le salían trabajos eventuales de varios días.

El matrimonio se planteó en serio a partir de entonces volverse a Ecuador. Pero una enfermedad grave de su hijo, Jaime, les obligó a centrar todos sus esfuerzos por unos meses en él. Cuando el pequeño salió adelante, otro problema no menos difícil se plantó en su horizonte. Como no podían pagar el piso de Ciudad Real, el banco le embargó el inmueble y, por tanto, lo perdieron. En Madrid, la entidad CaixaCatalunya les permitió reducir la cuota hipotecaria del piso en el que vivían, hasta que finalmente no pudieron pagar nada y lo entregaron para saldar la deuda.

Se marcharon a un piso de alquiler barato y en condiciones de habitabilidad bastante dudosas hasta que el pasado mes de febrero decidieron que no les compensaba la mala vida en España y que estarían mejor en Ecuador. Y tras diez años de trabajo duro, de adversidades de todo tipo, de ruinosas inversiones en España, de ahorrar como hormiguitas y de envíos casi mensuales a su país de dinero y enseres básicos para ayudar a su familia de escasos recursos, los Sargenta emprendieron hace unos días la vuelta a su país de origen.

Y mientras Walter meditaba sobre su futuro en el vuelo que les llevaba de vuelta a Quito, ojeó el periódico y se enteró de la polémica política generada entre los gobiernos de Rajoy y Ecuador porque ambos se culpan de no estar haciendo lo suficiente con los miles de ecuatorianos que malviven en España por la crisis. Los dos mismos países, pensó con resentimiento Walter, que nunca les había ayudado ni a iniciar ni a sostener ese viaje a ninguna parte emprendido por él y su mujer hace diez años para labrarse un futuro mejor.

Y lo peor de esta historia es que es real.

Articulo publicado por :

Ramón Aragonés Redactor-Jefe de Contenidos de INVERTIA 

AUTOREFLEXION

 

Tengo personaildad adictiva
y tú eres mi sustancia preferida
corriendo por mi sangre noche y día
al principio abriste un mundo nuevo
ahora eres las pilas para dormir en el que tengo
Te necesito para levantarme cada mañana
para encarar un día nuevo para quitarme la corraza
y que me insufles tu veneno
que a mí me sabe tan bueno


Difícil dejarte llevadote tan dentro
somos cada uno y a lo nuestro
sabemos que no es lo mismo que arrasa el tiempo
al principio paracia eterno ahora me encuentro mendigando un beso
por eso he escrito una canción desesperada
por todos los amores muertos
por las pasiones agotadas
porque este es nuestro último encuentro
nos merecemos un buen recuerdo
mañana para ti yo habré muerto

Pero hoy te pedire otra vez
que digas con la boca bien
grande con tu boquita de caramelo

LO QUE MAS

Hoy publicamos un tema  del nuevo disco de Rubén Pozo "Lo que más" un disco que saldrá a la venta el 20 de marzo y que dará el pistoletazo de salida a una nueva aventura musical al margen de Pereza.

Si el 20 de febrero Leiva nos mostraba  sus canciones y echaba a volar desde mi punto de vista no tan en  solitario ya que sigue con la misma banda que acompañaba a Pereza, ocupando su hermano Juancho el lugar de Rubén Pozo y porque no decirlo cogiendo el testigo de “Aviones” sin duda un disco mucho más de Leiva que de Rubén en cuanto a temas firmados, ahora es Rubén quién emprende el vuelo, junto con un su banda de amigos “desconocidos” haciendo el viaje mucho más arriesgado e interesante, lo fácil hubiera sido reclutar a músicos reconocidos de sesión, pero Rubén decide jugársela y empezar de cero, de cero de verdad.

Y junta para esta aventura 12 temas algunos muy en la línea de su primer disco con Pereza, en el que Rubén tenía casi todo el protagonismo, que poco a poco se fue repartiendo en los sucesivos discos ese protagonismo cayendo al final más del lado de Leiva.

Sólo he escuchado tres temas Pegatina, Rucu rucu, y San Valentín , y en el encontramos al mejor Rubén ese que ya despuntaba como autor en ese Porcelana de Buenas Noches Rose, ese que nos dejo temazos como “Yo era manager de una banda de Rock”, “Pelos de Punta”, “Esta noche contigo”.”Matar al Cartero”.  Temas donde radicaba la fuerza más macarra de Pereza, los temas más moviditos vamos …

Espero encontrar entre las restantes canciones alguna conexión compositiva con temazos como “Madrid”, “Margot” “Grupis”.

Por ahora San Valentín me parece un tema pop excelente en la línea de esa fabulosa “Horóscopo “, “Pegatina” me va entrando poco a poco con ese ritmo glam y esas guitarras a lo T-Rex y “Rucu Rucu” a pesar del título un poco desconcertante al principio, da igual ya nos había mostrado un “Rum Rum “anteriormente y es que este hombre es un tío muy autentico hasta poniendo nombres y en eso radica su autenticidad y originalidad es como es y punto, nos engancha desde el principio con una melodía adictiva …

Solo queda desearle la mejor de las suertes en su nueva andadura….

 

POEMA / PEQUEÑO ROCK AND ROLL

POEMA / PEQUEÑO ROCK AND ROLL

 

 

Como la luz de un sueño,
que no raya en el mundo pero existe,
así he vivido yo,
iluminando
esa parte de tí que no conoces,
la vida que has llevado junto a mis pensamientos.

Y aunque tú no lo sepas, yo te he visto
cruzar la puerta sin decir que no,
pedirme un cenicero, curiosear los libros,
responder al deseo de mis labios
con tus labios de whisky,
seguir mis pasos hasta el dormitorio.

También hemos hablado
en la cama, sin prisa, muchas tardes,
esta cama de amor que no conoces,
la misma que se queda
fría cuando te marchas.

Aunque tú no lo sepas te inventaba conmigo,
hicimos mil proyectos, paseamos
por todas las ciudades que te gustan,
recordamos canciones, elegimos renuncias,
aprendiendo los dos a convivir
entre la realidad y el pensamiento.

Espiada a la sombra de tu horario
o en la noche de un bar por mi sorpresa.

Así he vivido yo,
como la luz del sueño
que no recuerdas cuando te despiertas.

PEQUEÑO RELATO/PEQUEÑO ROCK AND ROLL

PEQUEÑO RELATO/PEQUEÑO ROCK AND ROLL

 

PEQUEÑO RELATO / PEQUEÑO ROCK AND ROLL (1ª parte).

Y  las horas se estiran, se retuercen,  trepan, se encaraman y se tornan días.

Y paseo por la plaza de la soledad en una mañana soleada y fría al mismo tiempo.

Y  no hay ruido de coches todo es una aplacible y desgarradora quietud.

Los primeros madrugadores van apareciendo como personajes secundarios descartos tal vez de una obra de Dickens.

Y leo el periódico, para no pensar en nada,  el ruido de un coche me advierte que he estado mirando ese trozo de papel demasiado tiempo sin advertir siquiera ninguna palabra perdido en mis pensamientos. Fallo en mi objetivo, como en tantos otros.

La mañana se pertrecha como en un cuadro de Dalí, derritiendose sobre una roca, vertiendo al suelo el colorido primaveral que siempre es el mismo telón quizás por suerte, quizas por desgracia es el precio que se paga al vivir en un lugar sin  estaciones.

Decido dormir para anestesiar este sindrome que hoy llamaremos pena.

Y los sueños se retuercen, se deforman, mezclando todo lo vivido y lo que no viviré jamás y me despierto desorientado a la deriva entre un mundo y otro.

Intento no tomar la conciencia del todo, en ese estado intermedio es cuanto menos vulnerable te vuelves, cuando algo de lo humano se conecta a lo divino, pero fallo en mi objetivo, como en tantos otros.

Y cojo la guitarra y su sonido es un llanto bello y triste, dulce y melancólico que me inyecta su aguijón y el tiempo por un momento recupera su ritmo normal, los minutos son minutos de nuevo y caigo en la certeza de que en todo este tiempo no he dejado de pensar ni un solo minuto en ti ya sea un minuto fugaz o un lento y doloroso minuto en que las horas son gárgolas que reposan estáticas sobre los tejados de las catedrales adormecidas por los golpes de campana que revelan que son las doce , que el día se acaba pero ellas siguen inmóviles perpetradas en esa misma postura de piedra que golpea la noche , que mañana adornara el día otra vez,  soleado pero falto de calor, otra vez lento y soporifero  frenando las manecillas del reloj de la iglesia con la mirada inexpresiva de las gárgolas de piedra que hacen que las horas se estiren, se retuerzan y se tornen días, días sin ti …  Canciones sin ti

 

 

 

 

Eyyy te espero ...fuera .

Claves para sacar el primer single.

 

 

A veces entre un buen puñado de buenas canciones es muy difícil escoger una .

Y  que esa, sea el primer single, la qué de una forma u otra será la primera en mostrar que esconde ese álbum, que nos vamos a encontrar, en que nuevo mundo vamos a entrar.

En este caso no se cumple el dicho de sólo hay una primera vez para causar una buena primera impresión, pero en gran medida si esa primera impresión te cautiva acometerás de otra forma el escucha del disco con más o menos ganas, con más o menos pasión.

Por eso hoy recomiendo el primer single del Manifiesto Desastre , Dry Martini S.A.

Y es que tiene un estribillo que resulta totalmente adictivo.

. pero qué mal, fatal, era un juego/sueño y ahora es real..

Tiene unos cambios de ritmo, una sonoridad que va cambiando a medida que avanza el tema, acentuando las partes álgidas del relato echo canción un tema adictivo , provocativo , canalla, arriesgado , lo que un single debería ser …..

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

NUEVAS MAÑANAS

 

 

Y es que tiemblo al comprender
Que puedo cometer un nuevo error
Y ver como el amor se te acaba
Y es extraño comprobar cómo una vez más
Una nueva mañana nace y tú aun me quieres

AL TERCER DIA

y otro día más,
y otro día más,
y otro más,
y uno más,
y otro más,
y uno más,
y otro más,
y otro más,
y a ese día le sucederá
otro día más,
y otro día más,
y otro día más,
y otro más,
y uno más,
y otro más,
y uno más,
y uno más,
y otro más,
y a ese día le sucederá
otro día más,
y otro día más,
y otro día más,
y otro más,
y uno más,
y otro más,
y uno más,
y uno más,
y otro más,
y otro más,
y otro más,
y otro más,
y uno más,
y otro día más.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres